Es un concepto errado pensar que la real felicidad está únicamente en los momentos de riqueza material o en los estados de completo confort. Toda experiencia por la cual pasamos es positiva dependiendo de cómo seamos o no capaz de asimilarlas. Si no aprendemos, nos envían un nuevo papel y en esta oportunidad quizás más duro para representar.