Por qué tanatología

En el devenir diario, estamos acostumbrados a ver lo negativo de cada situación, puesto que siempre vetamos nuestros ojos y evadimos lo positivo o el aprendizaje significativo que nos trajo aquel acontecimiento surgido, sonará tal vez repetitivo, pero es una realidad que no puede ser omitida; incluso extrañamente afirmamos que lo ocurrido es una especie de accidente o castigo divino que nos hace manifestar con gran ímpetu la expresión: ¡porqué a mí!

Ante tal pronunciación, debemos saber que para un por qué siempre coexiste un para qué, que nos revela afablemente la paz interna que tanto necesitamos, aceptando el hecho como merecido en vez de antagónicamente observarlo como inmerecido, dado que nadie conoce el día que perderá a un ser querido, mas sí puede llegar aprender las herramientas indispensables para afrontar el duelo de un joven, adolescente, adulto o niño. Esto nos lleva a indagar en el área de tanatología.

El aprendizaje de tanatología nos ayuda a darle un nuevo enfoque a la concepción actual que disponemos acerca de la muerte, considerando la perspectiva emocional, social, intelectual y espiritual que forma parte del individuo en su totalidad.

Se trata de ver la muerte como algo inmerso dentro del proceso natural de la vida; no obstante, todos de una u otra forma hemos experimentado miedo ante tal acontecimiento; esto se debe a que con frecuencia fijamos más nuestra mirada en lo terrenal en vez de observar la riqueza interior y el trasfondo que lleva dentro de sí el hecho de la muerte.

Esta realidad va de la mano exhaustivamente con lo que denominaremos: “apertura al conocimiento”, lo cual tiene que ver con el indagar abiertamente acerca de los mitos o historias sagradas adheridas a “thánatos” (muerte); además del reconocimiento, aceptación, asimilación y comprensión de la misma durante la afrontación de un doloroso duelo.

Quizás muchos se preguntan, ¿quiénes pueden aprender tanatología? La respuesta a eso resulta sencilla, todo individuo sin importar su profesión o área específica de estudio puede inmiscuirse en el campo abierto que aborda la tanatología; en donde lo único requerido es la disposición y el anhelo pleno de navegar en el profundo conocimiento que abarca esta rama.

El estudiar tanatología va a permitir sumergirte en el tema de la muerte desde una perspectiva diferente, pudiendo interactuar e intervenir en situaciones internas de duelo y pérdida de una forma distinta con un nuevo enfoque enfocado al crecimiento personal.

Más de un individuo emergente en esta temática ha encontrado respuestas a preguntas que con constancia rodeaban su mente; seguramente podría ser tu caso, teniendo la oportunidad de comprender el para qué de toda circunstancia en vez del por qué parpadeando en tu memoria.

No hagas como la rana parada sobre la hoja flotante en un estanque, ¡sal de aquel lodo y sitúate en un lugar impecable de agua cristalina!, como la emanada por los hermosos manantiales que inspiran pureza y bienestar que da vida.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *