Aquellos que aprendieron a conocer la muerte, en lugar de temerla y luchar contra ella, llegan a ser nuestros maestros de vida.