En esos momentos críticos uno puede quedarse en la negatividad y buscar a quién culpar, o puede elegir sanar y continuar amando.